Hace algunos años los gustos gastronómicos cambiaron y eso es notable en las ciudades cosmopolitas como lo es Buenos Aires y, dentro de la amplia oferta gastronómica que hay en la ciudad nos topamos con la propuesta de Chepulines.

 Se trata del proyector personal de Rodrigo Llauradó, quién empezó a difundir los chapulines (grillos) famosos en México, y los nachos con harina de grillo.

 La idea surgió en el 2018 en relación al estudio de la cultura entomófaga (cultura de los países que consumen insectos) con la pregunta ¿por qué en Argentina no comemos insectos?, ya que, está presente en varios países en los que hay mucha variedad de insectos comestibles que poseen muchos beneficios. Según los dichos de Rodrigo, el grillo se puede incorporar a la dieta cotidiana sin darse cuenta, con recetas ricas que son fáciles de digerir. La cría de este alimento requiere una producción sustentable con el medio ambiente, algunos de sus beneficios son: entre un 50% y 70% de proteínas, vitamina b12 y minerales.

 Sus alimentos elaborados con harina de grillo son: nachos y grillos fritos con limón y sal. Rodrigo afirma que “la harina de grillos será el pie para ofrecer muchas cosas más”. Justamente sus planes a futuro son incorporar otra clase de insectos para ir ampliando más el menú. Este emprendimiento llamado Chepulines es derivado de un juego de palabras entre “che” argentino y “chapulines” mexicanos, cuyo objetivo es derribar una barrera cultural gastronómica.

 Nos queda esperar sus nuevas propuestas para seguir degustando nuevas variedades de insectos y ampliar nuestro paladar. Es importante tener presente que esta comida no entra por los ojos, sino por el sabor. Sigan esta propuesta en sus redes sociales que próximamente realizaran más degustaciones. 


Datos

Instagram: @chepulines

Web: www.chepulines.com