“Caso Satanowsky”, el título que le da nombre a la investigación realizada hace 60 años por Rodolfo Walsh, se encuentra escrito en rojo. El libro que aborda como nadie el asesinato del abogado, me acompaña en el Village Recoleta horas antes de ingresar a la Sala 5 del cine para ver en la edición número 20 del festival Bafici “Jugando con el Alma”, el primer documental sobre la generación dorada del básquet argentino. Su productor y director Christián Rémoli derrocha simpleza en su vestimenta y curiosamente lleva puesta una remera de manga larga de color rojo, como las letras del título del libro que llevo en mi mochila. Antes de que se ponga a rodar su obra, se presenta ante el público, menciona que para la realización de dicho documental él y su equipo recorrieron la suma de 8 mil kilómetros en busca de generar una investigación perfecta. Además recuerda que la idea de está realización comenzó hace seis años en un almuerzo con Gustavo Dejtiar, el periodista que lo acompañó en la escritura del guion.

El comienzo y el final del mismo es con imágenes de una cancha de básquet en la que resuenan piques de balón, sonidos instrumentales y la voz inconfundible del “Chapu” Andrés Nocioni, uno de los emblemas de este inolvidable equipo.

Comienza desde los orígenes de los jugadores en los que se revelan datos desconocidos como por ejemplo que el padre de Emanuel Ginóbili no veía potencial en su hijo menor para jugar al básquet como lo hacían sus hermanos y que el mismo Manu en esa ambición de competencia cuando le entregaban el boletín de la escuela iba en busca de las notas de sus hermanos mayores en ese tiempo para compararlas. Además se muestra como Luis Scola, quien le llevaba una altura muy considerada a sus compañeros de escuela, a partir del básquet dejo de ver eso como una dificultad, lo tomó como una virtud y beneficio para realizar el deporte.

Si bien se centra en los tres jugadores ya mencionados, Juan Ignacio Sanchez y Fabricio Oberto, a medida que avanza la cinta en forma de crónica se van sumando la palabra de distintos entrenadores, como la de Rubén Magnano el técnico que logró el Oro olímpico en Atenas y de jugadores como Alejandro Montecchia y Wolkowyski, que también participaron del histórico logro en la capital griega.
Se muestran imágenes nunca antes vista desde la infancia de cada uno de ellos como también las concentraciones en distintos torneos donde con su filmadora, “Pepé” Sanchez grababa todo en los ratos libres que los jugadores tenían.

Llegando a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 toman gran dimensión las imágenes del aeropuerto de toda la delegación argentina de deportistas en el aeropuerto alentándose mutuamente. Además se muestran los canticos del equipo tanto en el vestuario como en el micro hacia los partidos y una inolvidable arenga antes de salir a jugar con el Dream Team, con los estadounidenses mirándolos sin poder creer lo que estaban viendo.

Por otro lado se menciona la imborrable huella que ha dejado León Najnudel, creador de la Liga Nacional de la cual salieron los integrantes de esta Generación Dorada, y que además fue técnico de alguno de ellos.
Son tantos los kilómetros que han recorrido en la grabación de este documental que han llegado hasta el Aguilar, provincia de Jujuy, donde se han entrenado parte de esa generación en la preparación para el Campeonato Sudamericano de Oruro en 1996, que terminarían ganando.
Por último y dejando la recomendación a todos para ver el documental cabe destacar que sus integrantes valoran el camino recorrido tanto o más que el triunfo deportivo alcanzado.

Dedicado a todos los clubes de básquet de nuestro país, la investigación realizada por Christian Rémoli y todo su equipo, como la hecha por Rodolfo Walsh hace seis décadas muestra no solo, un enorme compromiso por el origen y la total veracidad de los hechos sino también por quienes formaron parte de los mismos y de su público. Tanto ellos, como la generación dorada son un claro ejemplo de que con el alma, todo es más fácil.


Ficha técnica: