Sumidas en una rutina interminable, entre llamados, carpetas y sellos, dos recepcionistas llevan a cabo su labor en la empresa para la que trabajan. Sólo cuentan con cincuenta minutos de almuerzo, pero salir de la empresa es algo que no pueden hacer hasta finalizar la jornada. Un día, a través de las persianas, notarán que en la vereda de enfrente acaba de abrir una nueva cadena de comidas: Happiness. Portadora de valores tan enfrentados a los de la empresa para la que trabajan, salir a almorzar a Happiness se convertirá en el nuevo oasis de estas dos trabajadoras.

 Happiness es la primera obra de Paula Zaurdo y Florencia Lorenzo como dúo creativo. Estas actrices y dramaturgas se proponen llevar a la escena, partiendo de sus experiencias personales, la vorágine diaria en la que el actual sistema de empleo se propone producir bienes y servicios a costa de las libertades de sus empleados, pero también las expectativas que esto conlleva en estos: los días pasan a tener una valoración afectiva (los viernes, el menos bueno de los días buenos; el sábado, el mejor de todos), los pocos días de vacaciones como una meta a la que se llega para nuevamente volver a empezar, las reflexiones acerca de lo mucho que se trabaja para simplemente llegar a fin de mes. Ese local que no vemos, pero que los personajes nos lo describen como un paraíso de buena alimentación, decoración selvática y gente que derrocha felicidad (como buena imagen publicitaria), es exactamente lo contrario a lo que vemos en escena: una oficina gris en la que sólo una pequeña planta arriba de un archivador lucha por alegrar un poco ese almuerzo que no llega a la hora.

 Happiness es el nombre de un local de comidas, pero funciona como una metáfora que toma el lugar de las diversas fantasías de libertad que un trabajador tipo desarrolla en el transcurso de su jornada diaria. Y si bien es inevitable sentirnos identificados y reflexivos sobre lo que vemos en escena, es sobre el final cuando llega el momento de mayor profundidad en el desarrollo de la obra. Al cumplirse los cincuenta minutos de función, lo mismo que dura un almuerzo en esta corporación, el lado oscuro de la cotidianidad vuelve a aparecer.


Ficha Técnica

Dramaturgia y actuación: Paula Zaurdo, Florencia Lorenzo / Vestuario: Candelaria Lorenzo / Escenografía: Magalí Acha / Iluminación: Ricardo Sica / Asistencia de dirección: Alexis Mazzitelli, Rocío Pérez Valdenegro / Diseño Sonoro: Leandro Iglesias / Fotografía: Lucía Bartolletti, Anna Fucci / Dirección: Nicolás Sorrivas / Dirección de escenografía: Nicolás Araniz / Meritorios Escenografía: Guadalupe Pavón / Asistencia de escenario: Lucía Garramuño / Prensa: Silvina Pizarro / Producción: La Esquina de Siempre, Matcha Compañía Teatral.

Nün Teatro Bar (Juan Ramírez de Velazco 419) / Funciones: miércoles 21 hs.