Felipe Herrera. PH. Daniela Cilli

“La música me permitió saber quién soy”

Alerta Cultural: Contanos un poco sobre vos, dónde naciste, de dónde viene tu inclinación por la música…

FH: Nací en Buenos Aires, Capital Federal. La inclinación artística viene de mi familia. Mi viejo fue bailarín de danza contemporánea… y sin música, no hay danza. Era venezolano y bailó mucho en EE.UU, México y Brasil. En casa siempre se escuchaba mucha música afroamericana. En cuanto a mamá, fue una gestora cultural muy importante, siempre estuvo involucrada con centros culturales y radios sobre cultura.

¿Desde qué edad cantás?

Alrededor de los 10 u 11 años ya cantaba. Además, soy el único hijo que siguió una carrera artística. Recuerdo que mi papá me regaló mi primera guitarra y mamá fue la que me llevó a mis primeras clases de canto y teatro. Me crié con un bailarín y tuve la suerte de ver mucha danza y teatro durante mi infancia. Además, papá fue profesor del Teatro San Martín y del Teatro Colón, así que permanentemente recibíamos muchas invitaciones al teatro. Sumado a todo eso, el segundo marido de mamá fue pianista de Sandro, así que vi cantidad de shows de él.

¿Qué instrumento tocás?

Toco la guitarra y compongo desde los 16 años. En mi adolescencia, cuando vivía en La Rioja, tuve mi banda inicial, La troupe, y compuse las primeras canciones con la guitarra.

¿Cuáles son tus bandas actualmente?

Ahora estoy tocando cada tanto con Afromama y tengo una banda con el Zorrito Von Quintiero (tecladista de Charly García) que se llama Zorrito Von & the cracks.

¿Qué lugar ocupa la música en tu vida?

Yo creo que después de la familia sigue la música. Es lo que me proporcionó la posibilidad de conocerme a mí mismo, de saber quién soy, cuáles son mis valores. Ahí conocí a la mayor parte de mis amistades.

Felipe Herrera. PH. Daniela Cilli

Felipe Herrera. PH. Daniela Cilli

¿En qué te inspirás para componer temas?

Por lo general en circunstancias y emociones de mi propia vida, en personas que me voy cruzando. ¡En la vida misma! Recién ahora estoy pudiendo componer sobre historias de otras personas, pero el primer disco es muy introspectivo y autorreferencial. Hoy me estoy encontrando con otras emociones. Además, la escritura no viene todo el tiempo.

¿Qué hace Felipe Herrera cuando no está abocado a la música?

Vivo de la música, de producir espectáculos, soy productor también. Me dedico a compartir, tengo tres hijos. Me dedico a la familia, a vivir y a aprender a vivir. Vivimos en un sistema que nos impone ciertas formas que trato de desaprender para volver a aprender.

Tenés un look muy particular arriba del escenario, ¿En qué está inspirado?

Básicamente tiene que ver con la idea de que siempre que vi cuestiones artísticas que me impactaron y me movilizaron. Y como es tan sagrado el momento de subir a un escenario y conectar con la música, está bueno embellecerlo desde el vestuario y desde la música misma. Es honrar ese momento y hacerlo particular. Trato siempre de estrenar algo, de buscar ropa cómoda y llamativa para el espectáculo y que me permita sentirme conectado con lo que estoy haciendo.

¿Qué músicos de la escena local e internacional te parecen admirables?

Si tengo que elegir un artista que me vuelve loco, es el Flaco Spinetta. Su obra fue muy ecléctica, visceral y hermosa. Admiro a un montón de artistas, pero más por lo humano. Fito, Charly, Papo, todos me parecen que en sus obras demostraron cosas muy especiales. De la escena internacional, Steve Wonder es el artista más completo de todos. Su sensibilidad, su voz, su forma de ver la música, cómo compone y las imágenes que genera con su música me parecen fantásticas, ¡es el uno! Y después, por la fantasía, Michael Jackson.

¿Qué discos no faltan en tu casa?

Obviamente la discografía de Steve Wonder. Escucho mucho jazz… Chat Baker es pura sensibilidad, así como los discos del Flaco. No faltan Michael Jackson, Aretha Franklin, Whitney Houston. De los latinos me gustan Juan Luis Guerra y Luis Miguel.

¿Qué proyectos nuevos tenés para el próximo año?

La verdad es que más que nada lo que me pasó es que el ciclo que hice con Las Mulas se trata de una banda grande, somos 9 en el escenario. El formato grande me fascina, pero es muy difícil de mover. Perdí un montón de oportunidades de viajar y hacer cosas por esa razón. La música está yendo para otro lado, está influenciada por sonidos nuevos. Me gusta la idea de componer canciones y ponerle sonidos con máquinas, sin perder la calidez de lo acústico y con una banda no muy grande para poder llevarla a Europa. Una producción más minimalista, más moderna.

Si querés escuchar a Felipe Herrera, podés hacerlo el 28/12 en Thelonious Club (Nicaragua 5549), a las 23.50 horas. Allí se despedirá de lo que fue su primer disco estrenado a principios de 2017 y dará inicio a una nueva etapa en su carrera artística.


Las fotos que acompañan a esta publicación son de Ph: Daniela Cilli