El desenmascaramiento

 El clásico Tartufo es una comedia en 5 actos escrita por Molière en 1664. En esta ocasión está dirigida por David Señoran. Sabemos bien que Molière se ha valido de la torpeza de los personajes para develar la verdad y la falta de compromiso que hay en la sociedad. Con este texto presenta esos ejes a través del accionar de algunos de los personaje.

 Ahora bien, la actual puesta deja en suspenso el texto original para presentar un posible ensayo sobre el Tartufo localizado en Argentina el 24 de mayo de 1975. Esta adaptación tiene un doble desenmascaramiento, por un lado, el del texto dramático clásico y, por el otro, el del nivel histórico real vinculado con la última dictadura militar en nuestro país. Es constante la tensión entre la tradición de este texto clásico y la historia real, que dicho sea de paso, esta siempre atravesándonos en la cartelera teatral porteña. 

 El conflicto se desprende de un posible casamiento que queda trunco con la llegada a la sala de teatro de una joven que se fugó de la cárcel de mujeres del Buen Pastor. El ensayo queda interrumpido abruptamente por la triste realidad que se interpone en el ensayo. El ansia por saber que está pasando desborda los nervios del elenco completo. Gran parte de la compañía quieren ayudarla pero son sujetos que no tiene convicciones claras, por lo cual, terminan contradiciéndose en sus actos.

 Así se lleva adelante la pieza, haciendo énfasis en las dificultades que tiene una compañía teatral para realizar una puesta y más si la obra que van a realizar se trata de un clásico. Por su parte, Tartufo como personaje se cree un hombre de bien con buen gusto y prudencia pero es un hombre completamente ridículo del que todos desconfían y que justamente, al igual que la joven que busca refugio, es un hombre buscado pero por ser un estafador.

 La puesta en escena y la dirección muestran un trabajo dedicado de David Señoran, quien también interpreta a un pícaro Tartufo que se mantiene firme en los dos tiempos de la obra. Por su parte, la escenografía remarca la mezcla temporal que es acompañada correctamente con un vestuario que esta entre lo ficcional que propone la obra en sí y otro más urbano que estaría dando cuenta que se trata de un ensayo.

 Aquí, como en tantas otras obras la risa deja al descubierto lo que realmente piensan las personas en una sociedad poco virtuosa. Tal como pretendía Molière en sus obras, ya que privilegiaba la risa como forma de conocimientos.


Ficha técnico

Concepción: Merceditas Elordi, Ariel Osiris, David Señoran / Dramaturgia: Merceditas Elordi / Adaptación: Merceditas Elordi / Intérpretes: Julia Azar, Agostina Botta, Belén Fernández Díaz, Maria Laura Leon, Mauricio Mendez, Ariel Osiris, David Señoran / Diseño de maquillaje: Lucerito Joss / Diseño de vestuario: Federico Casalinuovo / Diseño de escenografía: Edgardo Aguilar / Diseño de luces: David Seiras / Edición de video: Sergio Gomez / Música original: Federico Casalinuovo, Sergio Postigo / Diseño gráfico: Adrián Arellano / Asistencia de dirección: Dayanna Quecano / Producción ejecutiva: Ale Garcia / Coaching actoral: Merceditas Elordi/ Dirección: David Señoran.

TEATRO PAYRÓ (San Martín 766, CABA) / Entrada: $ 280,00/ Funciones Viernes – 21hs – Del 01/06/2018 al 27/07/2018.